El Consejo de Gobierno aprobó el pasado lunes, 3 de febrero, el incremento del 15% coste-plaza para el próximo curso 2020/21. Quedando fijado en los siguientes importes:

  • Atención socioeducativa 240.53€
  • Servicio de comedor 80.17€
  • Precio total de la plaza 320.71€

Coordinadora se congratula del incremento conseguido, ya que es una reivindicación histórica de todos los representantes de la mesa sectorial durante más de 11 años.

Era un compromiso de este nuevo Gobierno Andaluz del cambio, que agradecemos desde esta Organización Empresarial. Pero no olvidamos que la situación de los centros durante este curso, del cual aún quedan seis meses que mantener el servicio, se hace insostenible. CEI-A sigue en la lucha del “balón de oxígeno para el presente curso” y que parecen haber olvidado, nosotros no.

Tenemos muy presente a la Agencia Pública Andaluza de Educación que continúa con sus inicios de expedientes de reintegro y con sus resoluciones de reintegro. Tenemos que recordar que el salario en 2008 de una educadora infantil era de 731,8 y a partir del 1 de enero de 2020 sube por SMI a 950, un incremento del 29,8%, la categoría de personal de servicios (limpiadora, cocinera etc.) ha pasado desde la misma fecha de 626,77 euros a 950, una subida del 51.5%. Reconocemos que la labor de nuestras profesionales no está justamente remunerada, se merecen un salario superior, pero la situación de las empresas es de insostenibilidad.

Sin querer ser catastrofistas como se nos tacha continuamente por nuestras reivindicaciones para dignificar nuestro sector, tenemos que tener en cuenta que para el presente curso se amplió en su momento la oferta educativa en 4.000 plazas más, llegando a ofertar 118.690 plazas, para llegar a una desocupación a día de hoy de unas 20.000 plazas desocupadas (aproximadamente) unido a un problema de natalidad con una caída de 4.634 nacimientos en 2018 y 4.579 en 2017, un 6.2% y un 5.8% respectivamente.

CEI-A nunca ha estado en contra de las nuevas adhesiones, pero siempre con un previo estudio de las necesidades educativas de las zonas. Existen zonas con demanda de escolarización en el primer ciclo de infantil donde no se crean centros y zonas donde existen plazas desocupadas y se adhieren centros. Para el próximo curso ya sí contamos con el indicador de zona saturada (20% de desocupación), aunque del mismo modo, hemos manifestado en la Consejería de Educación que una desocupación del 10% de un centro es la inviabilidad total. Es muy triste que tengamos un 37,6% de zonas saturadas o próximas a saturación durante el curso 2019/2020, estamos a la espera de actualización de datos, lo que pone de manifiesto que todos los centros de estas zonas van muy mal.

Por todo lo anterior, podemos alegrarnos del incremento aprobado hoy en Consejo de Gobierno, porque ayudara un poco, pero nuestro gran problema es la ocupación y para eso debe de actuar la Consejería y frenar las actuaciones de APAE que no hacen otra cosa que contribuir a que muchas familias pierdan las ayudas obtenidas o en muchos casos no puedan optar por temas de gestión. Quienes sufren están consecuencias son los centros, que no sólo pierden alumnos, sino que descuentan de sus liquidaciones los servicios prestados.