La organización critica que no se haya aportado ninguna solución en la reunión del primer ciclo de Infantil que se celebró este jueves

Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía (CEI-A) lamenta que la reunión que se mantuvo este jueves con el sector del primer ciclo de educación Infantil no haya servido nada más que para crear aún mayor incertidumbre entre el sector de 0 a 3 años, ya que la Consejería sigue sin proporcionar ninguna solución a los centros de primer ciclo de Educación Infantil adheridos. Así, la organización critica que la Junta presuma de que más del 70% de los centros ya se han acogido a las ayudas, cuando la realidad es que no tienen otra opción, ya que el ERTE tampoco cubre sus necesidades y las obliga a un mantenimiento del empleo al regreso de la actividad que ahora mismo no pueden asegurar.

En este encuentro, las patronales y los sindicatos volvieron a manifestar su descontento con la insuficiente ayuda de 180 euros por alumno. Una cantidad con la que los centros no cubren ni los costes laborales, pero que muchas se han visto obligadas a aceptar al no tener otra opción posible. No obstante, CEI-A asegura que la subvención no es un “balón de oxígeno”, como ha declarado la Junta, sino un “clavo ardiendo”, que puede que solucione a corto plazo algunos de los problemas, pero que no hace más que ahondar en el endeudamiento de las escuelas infantiles.

En la reunión, CEI-A denunció la falta de una regulación clara y precisa en todo lo que concierne al desarrollo de esta subvención. Una confusión que ha mantenido en vilo a los centros durante más de un mes y que aún se mantiene al no ser la Junta capaz de resolver las numerosas dudas que se le plantean, lo que puede generar a posteriori posibles reclamaciones de devolución de la misma.

Sin embargo, lo más preocupante para CEI-A es la puerta que la Consejería dejó abierta a una posible marcha atrás en la subida del precio por plaza aprobada el pasado mes de febrero para el curso 2020/21. Hay que recordar que las escuelas infantiles adheridas de Andalucía (unas 1.800) llevan doce años con el precio establecido por plaza en 278,88 euros (comedor incluido). Un tiempo en el que han afrontado subidas de IPC, de los alquileres, de los suministros y de más de un 22% en los costes laborales, sin mencionar la caída de las plazas ocupadas por la bajada de la natalidad.

Tras años de reivindicaciones, el pasado mes de febrero el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó un incremento del 15% para el curso 2020/21, que prometieron en un principio para enero de este año, pero que por asuntos burocráticos no se iba a hacer efectivo hasta septiembre de 2020. Pues bien, las escuelas infantiles pidieron ayer un compromiso firme de la Administración en este sentido que no han tenido, ya que, según la Junta, aunque ese incremento está recogido en los presupuestos, se prevé una situación económica compleja que podría afectar a todas las consejerías. Una especie de “globo sonda” que CEI-A considera “inaceptable”, y que genera aún más incertidumbre entre un sector que está sufriendo en estos momentos una situación crítica.

Finalmente, las escuelas infantiles adheridas recuerdan que prestan un servicio público a la Administración, que ahora se desentiende de sus necesidades mínimas.