La Coordinadora considera que la reacción de los ciudadanos hacia la administración pública “nos da la razón”, pues habrá niños por los que se tendrá que pagar hasta el doble en el plazo de dos meses

La Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía (CEI-A) ha alertado hoy de la “alarma social” que ha generado en las familias de la comunidad autónoma el decreto aprobado por la Junta de Andalucía para los centros de 0 a 3 años. Ha expresado asimismo que la reacción de los padres “nos da la razón y la quita a quienes nos tildaron de agitadores cuando presentamos la aqueja”. Tanto la presidenta, María del Rosario de la Peña, como el vicepresidente, José Luis Victorio, han recordado asimismo que aún no han recibido respuesta a la petición de reunión que CEI-A presentó el pasado 22 de junio con la nueva consejera de Educación, Sonia Gaya.

La Coordinadora, que ha repetido su voluntad de dialogar con Administración andaluza para “resolver el problema”, ha precisado que si sigue sin encontrar respuesta en la Consejería de Educación tomará “medidas legales”, una medida complementaria a otra posible “movilización” como la que llevó a cabo el pasado mayo junto a otros colectivos. Según De la Peña, el decreto de la Junta para las escuelas infantiles es “anticonstitucional”, ya que vulnera derechos y genera “grandes diferencias entre los centros de titularidad autonómica y los adheridos”. Ha señalado asimismo que los padres que elijan los centros de la Junta “tienen asegurada la bonificación, mientras que los que opten por los adheridos no la tienen asegurada”.

Para la Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía el modelo tiene deficiencias claras, hasta el punto de que “todas las semanas recibimos nuevas instrucciones”. Al hilo de las diferencias entre unos y otros tipos de centros, los representantes de la Coordinadora han expresado que las escuelas de la Junta cuentan con un presupuesto “ilimitado”, mientras que las adheridas lo tienen “limitado”. A todo ello hay que añadir que las primeras pueden admitir nuevos alumnos a lo largo del curso, mientras que familias que opten por las adheridas pierden el derecho a la bonificación si quieren matricular a sus hijos a lo largo del curso.

De la Peña y Victorio han aludido también a los “graves riesgos” que arroja este decreto. Entre otros, la “proliferación de las escuelas infantiles alegales, entendiendo por ello a ludotecas y viviendas que realizan esta misma actividad en horario lectivo”. También ha expresado que las familias con casos de violencia de género “tienen vía directa a las escuelas de la Junta”. El vicepresidente ha matizado que nos “volvemos a encontrar con un nuevo caso de andaluces de primera y andaluces de segunda”.

En términos económicos, y en lo que respecta al apartado de las bonificaciones a las familias, la Coordinadora ha manifestado que en el plazo de dos meses habrá familias a las que se les “recorte” esta ayuda y pasen de pagar hasta el 50% de más de lo que abonan actualmente. Ha puesto como ejemplo el caso de las familias con ingresos de 960 euros, que pasarán a pagar 69,52 euros por su hijo a 88 euros. Las de los siguientes tramos, con algo más de 1.000 euros de ingresos, tendrán que afrontar 139 euros mensuales.

Hay un aumento del 15% en las plazas, pero el presupuesto sólo se incrementa en un 3,7%. ¿Cómo lo estabilizan? Pues reduciendo las bonificaciones a los padres

También han abordado el asunto relativo al incremento de las plazas para el próximo curso, que llegará a 113.000 en toda Andalucía a pesar de que el año pasado quedaron vacantes 8.000 y a lo largo del curso se redujeron a 4.000. “Hay un aumento del 15% en las plazas, pero el presupuesto sólo se ha incrementado en un 3,7%. ¿Cómo lo estabilizan? Pues reduciendo las bonificaciones a los padres”, ha señalado Victorio.

De la Peña ha recordado, por último, la petición de reducción de jornada para los alumnos de 0 a 3 años durante el mes de julio para evitar su exposición al intenso calor de las 17.00 horas. “Sólo pedimos que salgan dos horas antes, para no que genere ningún tipo de problema a los padres que trabajan hasta esa hora”, ha precisado, al tiempo que ha alertado de la posibilidad de que “pueda tener consecuencias de salud en los niños que salen horas por el calor de más de 45 grados que estamos sufriendo”.