• Se ha iniciado una campaña a través de la Federación Nacional de Centros de Educación Infantil, FENACEIN, destinada a las familias
  • Los profesionales no entienden esta falta de consenso y que se plantee ofrecer más plazas cuando existe un 56% de vacantes en Andalucía
  • Exigen la supresión del apartado 4 del artículo 15 de la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo para evitar la ruptura del ciclo o la inclusión de aulas de primer ciclo en colegios públicos y concertados, por no ser espacios adecuados
  • En riesgo más de 2.000 centros infantiles en la comunidad, en su mayoría formadas por mujeres autónomas y microempresas, que dan empleo a más de 10.000 personas cualificadas

Las Asociaciones de Centros de 0 a 3 años de Andalucía, a través de la Federación Nacional de Centros de Educación Infantil, FENACEIN, solicitan la gratuidad de esta etapa educativa para todas las familia en su red de centros autorizados.

En Andalucía, en el ejercicio de sus competencias educativas, se están analizando en diversas comisiones y pactos por la Educación para establecer una hoja de ruta de cara a esta gratuidad, pero la financiación por parte del gobierno central es fundamental. Las Asociaciones específicas de educación de 0 a 3 años de Andalucía, Coordinadora de Escuelas Infantiles de Andalucía (CEI-A) y Escuelas Infantiles Unidas, y sus homólogas en el resto de España, han presentado en dichas comisiones proyectos fundamentados y presupuestos reales para abordar dicha cuestión.

La actual red de centros está formada por más de 2.000 escuelas infantiles en Andalucía y 10.500 en toda España, en su mayoría integradas por mujeres autónomas y microempresas.

¿Cómo es posible que se esté planteado crear más centros si con la red actual existe un 56% de plazas vacantes?  Además, estos centros dan un servicio educativo exclusivo y de calidad a las familias, y colaboran con las administraciones en la gestión de las bonificaciones, tramitación de las plazas… Estos centros cuentan con más de 10.000 profesionales altamente cualificados en la comunidad, y con preparación y experiencia específica para este tramo educativo.

Los profesionales que podrían verse afectados en el resto de España son más de 75.000. El primer ciclo de Educación Infantil necesita de esta exclusividad para el correcto desarrollo de los menores, y no incluirlos en colegios que no están preparados en cuanto a instalaciones ni personal, y que supondría un atraso en el desarrollo de los más pequeños de nuestra sociedad.

APORTACIONES A LA LEY CELAÁ

Desde la Federación Nacional de Escuelas Infantiles, FENACEIN, se ha trabajado intensamente para conseguir que el articulado de la LOMLOE permitiese que la red actual de centros de 0 a 3 años pueda ofrecer plazas gratuitas, sin inversión en nuevas infraestructuras y de forma inmediata para el próximo curso escolar. No es necesario crear nuevos centros para acabar con los ya existentes. Y sí es el momento de ayudar a las familias. Una verdadera apuesta por la gratuidad del ciclo supondría también un impulso a la conciliación familiar y laboral, al tiempo que se fomenta la escolarización temprana de 0 a 3 años totalmente gratuita para que haga realidad el próximo curso, trasladan desde FENACEIN en Andalucía.

La redacción del artículo 15, aprobada en la conocida Ley Celaá, no va a permitir que las familias puedan acceder a esta gratuidad de la educación infantil. Ideas como que ‘las Administraciones públicas promoverán un incremento progresivo de la oferta de plazas públicas en el primer ciclo’;  o que ‘el primer ciclo de la educación infantil podrá ofrecerse en centros que abarquen el ciclo completo o una parte del mismo’, desvirtúan totalmente el proyecto de gratuidad y calidad que necesita esta etapa educativa, los menores, las familias y los profesional educativos.

Que el primer ciclo de la Educación Infantil se imparta de forma completa en los centros actuales de primer ciclo es una forma de garantizar la calidad y los objetivos educativos que el ciclo tiene marcados. Por este motivo, resulta imprescindible que se suprima el apartado 4 del artículo 15 de la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo para evitar un desarrollo incompleto del ciclo.

La Ley Celaá no responde a la realidad de la Educación infantil poniendo en riesgo la supervivencia de la oferta educativa, los puestos de trabajo y la propia de una existencia de una Educación infantil más justa.